Para que un otro Mundo se realiza
Copyright © 33 Danilo D'Antonio - Some rights granted



En los presentes humanas sociedades, los papeles, las funciones más importantes que cubren la nuestra organización, por lo tanto aquellos de la publica administración, de la publica educación, cultura, fiscalidad, información, orden, salud y seguridad, se asignan para toda la vida a ciertas personas. De esta manera el Estado es desunido de los Ciudadanos. El Estado se convierte en un núcleo duro absolutamente impenetrable e inmutable de todos aquellos que fueron excluidos. Estas dos entidades, que en democracia debería ser una única cosa, que para pacto social debería coincidir, siguen siendo absolutamente independiente y con frecuencia contradictorios.

A menudo, sí, está escrito en los documentos constituyentes de los Países más avanzados de la Tierra, así como en la Constitución italiana, que "la soberanía reside en el pueblo" (significado: a todas las personas), pero la realidad es muy diferente: la gran mayoría de los Países del mundo, Italia a la cabeza, no son una república, sino una "cosa aparte", es algo que, literalmente, pertenece a las personas que estan por toda la vida en los puestos del Estado (que son gerentes o sólo empleados). Los Países más avanzados del mundo se encuentran actualmente en manos de una verdadera oligarquía, de bajo nivel pero generalizada, que aún domina y somete, aunque de una manera insidiosa, sutil, el resto de la población, y evita una evolución natural hacia lo que los diferentes ámbitos situacionales requieren realmente.

Si nosotros no somos de acuerdo con nuestras políticas, no perdemos otro tiempo: concentramos nuestras energías hacia quitar ese modelo particular de organización que es la base para cada comportamiento perjudicial de los Gobiernos y que sostienen las corporaciones multinacionales y los imperios económicos. El empleo público para toda la vida es el origen profundo, malo, escondido de la mayoría de los problemas de el mundo, es ellos en ecología, derechos humanos, paz o economía o en cualquier otra área.

Demandemos, por lo tanto, lo que es imposible negar la legitimidad absoluta: el empleo público democratico, compartido y de verdadera pertenencia común, participado a tiempo determinado. En el día en el que este nuevo sistema social serà llegado, no más largo, por ejemplo, radio y televisión de Estado haceran continua descarada propaganda al pensamiento unico de el gobierno, ni las fuerzas públicas (personas que son a sueldo para toda la vida, llegando a ser fieles guardas de Estados oligárquicos) rabiará contra ciudadanos que estan demostrando correctamente, menos que todos, un aparato burocrático podría existir, por ser suelo fértil para corrupción y desgobierno.

Se arraigará en lugar las semillas de una nueva sociedad, sin exclusión y monopolización, basada en igual compartiendo y repleta participación por todo. En ese día aún objetivos ambiciosos como ver cada hombre, cada mujer en la Tierra tener un trabajo, y por lo tanto un ingresos, y, aún más importante, un mínimo de poder cívico garantizado, llegará a ser mucho más fácilmente alcanzado. Desempleo y precariedad, y cualquier otra incapacidad de los gobiernos de dar una respuesta eficaz a las exigencias de la sociedad, llegarán a ser sólo una mala memoria.

El Empleo Público para toda la vida es el escollo contra que todos los mejores sueños de la humanidad se aplastan. El Empleo Público para toda la vida es el anillo débil de una cadena (de otro modo indestructible) que mantiene prisionero un mundo entero y impide el progreso y la justicia sociales. El Empleo Público para toda la vida es el anillo que, en el interés de todo y en una manera legalmente y éticamente irreprochable, nosotros hoy debemos definitivamente quebrar.








H A R M O N I C S O C I A L R O T A T I O N
Copyright & ServiceMark Eudaemony Laboratory. Some rights granted
WebSite active since 29 - WebWorks by HyperLinker